El caballo de Paso Fino Colombiano

El caballo de Paso Fino Colombiano

13 de Julio de 2015. Guardado en Blogs directorioequino

Origen del caballo Paso Fino
 
La historia de la raza Paso Fino empezó en España cuando la casualidad del mestizaje permitió la aparición de un caballo de silla de los más elegantes. Para ocupar España, los árabes trajeron consigo caballos Beréberes llamados Barbas hoy día. El aporte genético de esa raza tuvo un impacto muy importante en la evolución de los caballos en Europa, África del Norte y el Nuevo Mundo. El berberisco de España nació del mestizaje del Barba con caballos locales. Aprovecharon luego el aporte de sangre de los caballos andaluces.
 
Fue durante su segundo viaje hacia el Nuevo Mundo cuando Cristóbal Colón llevó los primeros caballos hacia Santo Domingo ( República Dominicana, hoy). Aquellos animales eran mestizos de Barbas, de berberiscos de España y Andaluces. Más tarde en México y en América del Sur, otras razas se juntarán con ellos, pero su aislamiento completo les hará reconocer como los antepasados del Paso Fino.
 
La progenitura de los caballos se desparramó por los países descubiertos por los exploradores y atacados por los invasores. Los caballos se utilizaban como medio de transporte hacia Puerto Rico y Colombia, el Istmo de Panamá y México, así como Cuba.
 
La ambladura, una característica genética
 
El caballo Paso Fino aprovechó el aporte de lo mejor de cada raza. Entre esas características, tiene el vigor del Barba y la naturaleza del Andaluz. Pero el más importante es la herencia de la increíble marcha del berberisco de España. A pesar de la evolución física ligada con la cría, es de notar que esta marcha (la ambladura) se hizo una característica genética que permanecerá. Esta última permite identificar el caballo conocido hoy bajo el nombre de Paso Fino.
 
Rápido y confortable
 
En la ambladura, el orden de puesta de los pies no es diagonal, el caballo levanta simultáneamente anterior y posterior del mismo lado. Al paso, la ambladura puede ser de cuatro tiempos pero al trote llega a ser de dos tiempos y como en el trote, los bípedos tocan tierra casi al mismo tiempo: anterior izquierdo, posterior izquierdo, anterior derecho, posterior derecho con un tiempo de suspensión entre cada movimiento. Cuando el trote, el jinete se tiene que levantar para no rebotar en la silla, la ambladura le permite estar confortablemente sentado.
 
Además del paso y del galope, los andares del Paso Fino son el paso fino, el paso corto y el paso largo, del más lento al más rápido. Recordemos que estos andares son innatos para este caballo. El paso fino es un andar muy acompasado a menudo usado en las presentaciones. De cuatro tiempos, está acentuado por un recoger del caballo, eso con un avance mínimo y un mínimo de acciones de los anteriores. Para un aire más rápido, el paso corto, el caballo sigue siendo recogido. El paso largo es un aire más rápido con zancadas más extendidas y de más tiempo.
 
En el paso fino, el animal se desplaza por bípedos laterales, sucesiva y alternadamente, produciendo dos tiempos con cada bípedo, para realizar el ciclo completo en cuatro tiempos o batidas; por ser el paso de cuatro tiempos, tiene como mínimo dos apoyos simultáneos al suelo y cada determinado numero de tiempos, tres. El desplazamiento por laterales, es debido a que dentro de su esquema genético existe un "gen" que en este caso se presenta como rececibo, denominado (p), el cual determina que ciertos ejemplares dentro de la raza que lo hayan heredado puedan desplazarse por laterales.
En la pista suena: TACA, TACA ,TACA ,TACA.
 
El corto, que permite una velocidad comparable a la del trote, es un aire muy confortable para el jinete al que un Paso Fino entrenado puede ir durante horas enteras. Es de notar que el Paso Fino es el caballo ideal para todos los que sufren de la espalda y de las vértebras cervicales.
 
                     http://equinoscriolloscolombianos.blogspot.com

Etiquetas


Califique esta publicación
Puntuación: 5 / Votos: 3

Comentarios de los usuarios

Deja tu comentario: